Relájate creando la estructura de tu día

Hay algo en muchos de nosotros que se resiste a la estructura - queremos la libertad de no tener que hacer algo, de poder simplemente relajarnos.

Hay algo de eso: la libertad y pasar el día sintiéndonos abiertos y relajados es muy agradable.

Por desgracia, no es así como suelen ir las cosas para la mayoría de la gente. Nos rebelamos contra cualquier estructura que creamos para nosotros mismos, y entonces las cosas se ponen feas. Lo cual no es un problema... hasta que ese desorden causa ansiedad y entonces corremos a las distracciones y comodidades. Todo esto lleva a un gran desorden.

Ese desorden es una oportunidad. 
Para practicar con el desorden y la incomodidad.
Para crear una estructura que te sirva. 
Y para relajarse en esa estructura para que no tenga que sentirse sofocante.

Crea una estructura que te sirva

Si no te gusta la estructura - por ejemplo, tener un horario en el que tienes que hacer algo rígidamente te hace sentir enjaulado y sin libertad, entonces podrías preguntarte por qué seria necesario estructurar tu día.

La respuesta, es que la estructura puede servirte a ti y a lo que estás haciendo en el mundo. Si eres un líder, si eres un creador, si estás haciendo algo significativo... entonces pregúntate a ti mismo si aun no haces nada significativo puede que sea por no tener una estructura.

Tomemos un par de ejemplos...

Por mi parte, sé que los proyectos personales se retrasan cuando tengo un montón de cosas pequeñas que se sienten más urgentes. ¡Responder a los correos electrónicos y a los mensajes! Así que tengo que bloquear el tiempo para dedicar a estos proyectos. 

Otro ejemplo: Conozco a una enfermera que es administradora en un hospital, y sus días están siempre enredados, mucho trabajo... su problema es no tener suficiente espacio para respirar, no hay suficiente espacio para el autocuidado. 

Así que su equipo (y los pacientes en el hospital) recibirían una mejor atención por parte de  ella creando una estructura para lidiar con todo (bloques de tiempo para responder a los mensajes, etc.) ... pero también bloques de tiempo para la meditación, ir a caminar, descansar.

¿Qué tipo de estructura te serviría y qué estás haciendo?

¿Qué necesitas para hacer espacio para eso que no se estás haciendo ahora, pero que estás totalmente comprometido a hacer?

Crear bloques sagrados

Una vez que tengas claro que necesitas un espacio en tu día, bloquéalo en tu calendario.

Para mí, las cosas para las que he creado una estructura incluyen la proyectos personales, la meditación, organización de mis próximas tareas, la lectura, el ejercicio y la respuesta a los correos y mensajes.

Crea el espacio para ello en tu día. Tal vez sea diario a la misma hora, o diario en diferentes momentos dependiendo del día de la semana. Tal vez sólo necesita ser una vez a la semana, o 3 veces a la semana.

Una vez que hayas creado el espacio en tu día, trátalo como sagrado. Este es un espacio que has reservado para servirte a ti y a las personas que te importan. No lo trates a la ligera. Trátalo como algo que no se puede perder y que te importa profundamente.

También piensa en el espacio donde lo harás: ¿necesitas un espacio tranquilo? ¿Quieres poner música, o tener velas, o despejar el espacio?

Pon un recordatorio, para que no te lo pierdas. Y cuando empieces, establece una intención de cómo te gustaría ser durante el tiempo que estés haciendo esto. Completamente presente, con el corazón abierto, etc...

Relajándose en la estructura

Ahora que has creado esta estructura sagrada... podrías notar que te resistes a ella. Algo de esto se siente restrictivo, tal vez.

Esto se deriva de nuestras creencias sobre la estructura. Tal vez sentimos que la estructura es rígida, restrictiva, sofocante, innecesaria, sin alegría.

En cambio, ¿podemos verlo como una oportunidad para traer alegría y placer a nuestro día? ¿Podemos sentir la libertad de crear este espacio sagrado para nosotros mismos?

¿Podemos practicar la relajación en esta estructura, para que sea uno de los únicos lugares de nuestro día en el que no tengamos que decidir qué hacer, no tengamos que tener dudas o debatir nosotros mismos, podamos hacer lo que ya hemos decidido que es importante?

Pruébalo: ¿cómo sería relajarse en la estructura que has creado, para encontrar la libertad y la alegría en la estructura. Vean cómo es llevar la plenitud de su ser a sus compromisos.